Opinión
UAysén
19 julio 2022

Educación Superior en la nueva constitución: derecho a encontrar congruencias

Natacha Pino Acuña
Natacha Pino Acuña
Rectora de Universidad de Aysén

Como ya lo hemos hecho público, como miembros del Consorcio de Universidades del Estado de Chile (CUECH) la nueva constitución fortalece el rol de la educación pública, donde el Estado por fin se hará cargo de sus instituciones, buscando diseñar e implementar una nueva forma de relación y un nuevo sistema de financiamiento, que nos permita asegurar una trayectoria educativa desde lo público favoreciendo el ingreso y permanencia de nuestras y nuestros estudiantes. Por lo que si aquello resuena en las urnas, estamos en un buen camino.

Más allá de las polémicas, desencuentros, errores y comportamiento de sus integrantes, el pasado 4 de julio, la Convención Constitucional entregó el texto final de la Nueva Constitución al Presidente Gabriel Boric Font. Un texto que nació del clamor social con un apoyo ciudadano que alcanzó el 78,28 por ciento con la opción Apruebo, que eligió a sus representantes en forma democrática y representativa transformándola en la primera constitución paritaria que cumplió con los plazos establecidos y que será plebiscitado en septiembre próximo tal como estaba previsto.


Independiente de cuál sea su destino, como parte de la comunidad educativa de una universidad estatal, regional y desde una zona extrema, me ocupa gestionar y proyectar el futuro de nuestro proyecto institucional desde la Patagonia - Aysén, haciendo frente a evidentes desigualdades territoriales


En el borrador constitucional, el Derecho a la Educación, que está alojado en el capítulo Derechos Fundamentales y Garantías, es definido como un deber primordial del Estado (artículo 35) y sus fines contienen la construcción del bien común, la justicia social, el respeto de los derechos humanos y de la naturaleza, la conciencia ecológica, la convivencia democrática entre los pueblos, la prevención de la violencia y discriminación, así como la adquisición de conocimientos, el pensamiento crítico, la capacidad creadora y el desarrollo integral de las personas, considerando sus dimensiones cognitiva, física, social y emocional. 

 

Junto a ello añade que sus principios se rigen en la cooperación, no discriminación, inclusión, justicia, participación, solidaridad, interculturalidad, enfoque de género, pluralismo y los demás principios consagrados y contenidos en la nueva carta magna. Los anteriores pilares coinciden en gran medida con los valores que declaramos y que esperamos acompañen a cada uno de las y los profesionales que egresen de nuestras aulas.

 

El documento de 178 páginas en el primer artículo referido a este pilar agrega que tendrá un carácter no sexista y se desarrollará de forma contextualizada, considerando la pertinencia territorial, cultural y lingüística. Aquí, el primer punto a relevar para una institución como la nuestra, que también nació del clamor regionalista y que años más tarde fue recogido por el gobierno de la Presidenta Bachelet. Una universidad que construye cada vez más su identidad con pertinencia territorial, que se involucra con los y las representantes de sus pueblos originarios y que respeta la idiosincrasia patagona es la manera en que hoy co construimos.


En este sentido la propuesta nos haría parte del Sistema Nacional de Educación Superior (artículo 37), conformado por las universidades, los institutos profesionales, los centros de formación técnica, las academias creadas o reconocidas por el Estado y las escuelas de formación de las policías y las Fuerzas Armadas que deberán considerar las necesidades comunales, regionales y nacionales, para las cuales estará prohibida toda forma de lucro. 


Junto a lo anterior garantiza que en cada región existirá, al menos, una universidad estatal, la que se relacionará de manera coordinada y preferente con las entidades territoriales y servicios públicos con presencia regional, de acuerdo con las necesidades locales,  garantizando la libertad de enseñanza (artículo 41) entendida como la libertad de madres, padres, apoderadas, apoderados y tutores legales a elegir el tipo de educación de las personas a su cargo, respetando el interés superior y la autonomía progresiva de niñas, niños y adolescentes. 


Por último y no por ello  menos importante,  releva el histórico rol fundamental de los y las profesoras (artículo 43) a quienes reconoce como titulares de la libertad de cátedra en el ejercicio de sus funciones, en el marco de los fines y principios de la educación e integra a las comunidades educativas con derecho a participar en las definiciones del respectivo proyecto educativo y en las decisiones de cada establecimiento, así como en el diseño, la implementación y la evaluación de la política educacional local.


Como ya lo hemos hecho público, como miembros del Consorcio de Universidades del Estado de Chile (CUECH) la nueva constitución fortalece el rol de la educación pública, donde el Estado por fin se hará cargo de sus instituciones, buscando diseñar e implementar una nueva forma de relación y un nuevo sistema de financiamiento, que nos permita asegurar una trayectoria educativa desde lo público favoreciendo el ingreso y permanencia de nuestras y nuestros estudiantes. Por lo que si aquello resuena en las urnas, estamos en un buen camino.

 

 

 

 

 

Compartir:
https://www.uaysen.cl/short/co/bah

Columnas

03 enero 2023

Incendios de gran magnitud: ¿Podemos reducir el riesgo?

17 octubre 2022

Cumpliendo sueños y avanzando en justicia educacional

19 agosto 2022

La Constitución y el desafío para las Políticas Públicas en materia de Derechos

Noticias

Estudio de Nodo Ciencia Austral sobre percepción de la ciencia arrojó  que casi un 90% de los encuestados cree que la ciudadanía debe desempeñar un rol más importante en el desarrollo de la ciencia
31 enero 2023

Estudio de Nodo Ciencia Austral sobre percepción de la ciencia arrojó que casi un 90% de los encuestados cree que la ciudadanía debe desempeñar un rol más importante en el desarrollo de la ciencia

Habitantes de las regiones de Aysén, Magallanes y Antártica Chilena expresaron también que la CTCI (ciencia, tecnología, conocimiento e innovación) traerá beneficios, pero también riesgos, para el desarrollo de su región en los próximos 20 años. Son parte de los resultados de un estudio ciudadano desarrollado por el proyecto Nodo Ciencia Austral y financiado por ANID.
Con positivo balance UAysén culmina   proceso de matrículas admisión 2023
27 enero 2023

Con positivo balance UAysén culmina  proceso de matrículas admisión 2023

La casa de estudios regional y estatal presentó 181 matriculados en admisión regular y especial en todas sus ocho carreras.