La Universidad de Aysén que soñamos

El día lunes, recién pasado, se realizó en dependencias de nuestra Universidad la reunión de traspaso administrativo de Rectoría, ocasión en que la administración saliente hizo entrega formal de todos los antecedentes administrativos correspondientes a este proceso,  lo que me permite asumir oficialmente como Rectora de la Universidad de Aysén. Mientras esto ocurría muchas imágenes e ideas pasaban por mi mente: Recordaba aquella primera reunión con el grupo de académicos donde tomamos el acuerdo de trabajar arduamente en el diseño de una propuesta programática diferenciadora que nos permitiera de alguna manera llegar a toda la comunidad universitaria; en las reuniones y encuentros programáticos con representantes de la sociedad civil, con la asociación de funcionarios, en el momento que invitamos a otros académicos a sumarse a nuestro equipo, en todas aquellas personas que escribieron sus sueños y nos contaban de cómo la Universidad de Aysén, desde su génesis, y en estos 4 años se ha transformado en un actor relevante para el desarrollo de la Región y cómo también sienten que en ocasiones estamos lejos.

Al mismo tiempo, con atención escuchaba a la Ex – rectora Marshall, que con toda propiedad y orgullo nos recordaba lo difícil y complejo que fue llegar a lo que hoy día somos: “…una universidad con una sólida instalación institucional, con carreras en desarrollo, con un cuerpo académico jerarquizado y reglamentariamente sustentado, con un gran proyecto de infraestructura del campus universitario, con un conjunto de laboratorios plenamente equipados, con un informe de autoevaluación en su etapa de correcciones finales, con un proceso creciente de desarrollo del gobierno universitario y con todas las políticas institucionales aprobadas y decretadas…” (Marshall, 2019). Sin duda el esfuerzo de muchos integrantes de nuestra comunidad universitaria y regional, se plasman en estos resultados y no queda más que agradecer.

Ahora es momento de una nueva etapa, es tiempo de hacer de este gran desafío un proyecto real, bajo un modelo de gobernanza fluido, colaborativo y eficaz, donde seamos capaces de poner en valor la labor que cada uno de los integrantes de la comunidad universitaria realiza diariamente para convertirnos en una institución de excelencia para la región y el país.

Los desafíos y compromisos para este periodo plantean una renovada gestión universitaria y gobierno participativo; Desarrollar e implementar la gestión de la calidad bajo un enfoque de excelencia; Realizar gestión eficiente de personas y elaborar una estrategia de sustentabilidad económica que nos permita la consolidación y aplicación integral del modelo educativo institucional, situando la investigación como eje central de nuestro desarrollo.

Para ello, me comprometo junto al equipo directivo que hoy asume, a trabajar con el mayor compromiso y responsabilidad, a sumar cada día  nuevas manos que sientan que pueden aportar, finalmente este proyecto que nació de un equipo de académicos hoy es el proyecto de todos, para lograr convertirnos en la Universidad de Aysén que soñamos.