UAysén desarrolla proyecto integral de apoyo académico a estudiantes de primer año

El programa Beca de Nivelación Académica (BNA) es financiado por el Ministerio de Educación, está orientado a los estudiantes con gratuidad para brindarles apoyos y mejorar la docencia para su progresión y retención.

Con el objetivo de dar a conocer los principales alcances y antecedentes del Programa de Beca Nivelación Académica (BNA) ejecutado por la Universidad de Aysén,  iniciativa que fue adjudicada en el marco de un fondo competitivo de proyectos en Educación Superior financiado por el Departamento de Financiamiento Institucional del Ministerio de Educación que existe hace casi una década se realizó una masiva jornada institucional.

La jornada de presentación institucional se llevó a cabo en el Campus Lillo de la casa de estudios estatal. En la ocasión, estuvieron presentes la Rectora de la UAysén, María Teresa Marshall Infante, directivos, académicos, funcionarios y estudiantes.

En la oportunidad, la Dra.  Mariana González Navarro, socióloga, profesional de la Dirección Académica, docente de la casa de estudios y coordinadora del programa, explicó que el proyecto BNA consiste en fortalecer estrategias para la permanencia y progresión académica integral de estudiantes de primer año con gratuidad de la Universidad de Aysén, que ascienden al 57,8% de los estudiantes ingresados el 2019. “La importancia de esta iniciativa radica en que permite fortalecer y articular el programa con diversas acciones, por un lado avanzar en definiciones institucionales en torno a la retención y progresión de los estudiantes y el desarrollo de estrategias pertinentes para abordar los aprendizajes, fortalecer el seguimiento y el proceso mismo de enseñanza y aprendizaje, además aporta en promover prácticas de innovación docente y a la larga, apunta a promover la permanencia y progresión académica de nuestros estudiantes”, especificó.

Cabe destacar que el programa BNA pertenece a un fondo concursable del Ministerio de Educación. La Universidad de Aysén postuló a este financiamiento siendo seleccionada entre 15 universidades a lo largo del país que ejecutan programas similares en su mayoría pertenecientes al CRUCH y CUECH.  Entre las cuales ocho son universidades estatales y cinco regionales, recibiendo un presupuesto de aproximadamente 186 millones de pesos beneficiándose con el desarrollo de esta iniciativa la labor de académicos y estudiantes de la casa de estudios.

Por su parte, el director académico de la Universidad de Aysén, Sergio Martinic Valencia, relevó la obtención de este proyecto por parte de la casa de estudios regional y enfatizó en su aporte al desarrollo de la docencia. “Este es un programa muy relevante para la universidad por la cobertura que tiene, a una gran mayoría de los estudiantes de primer año con gratuidad; por las relaciones que establece con los otros proyectos, tales como PACE y proyectos de Inclusión y por todo lo que es el apoyo académico.  Con estas relaciones se espera poder apoyar al estudiante en todo su proceso de aprendizaje a lo largo de su formación para que pueda egresar de forma oportuna y de acuerdo a las competencias que se ha definido en el perfil de egreso”, expresó.

A su vez, durante la actividad, la Dra. González explicó que esta iniciativa, hasta la fecha, ha permitido desarrollar distintas acciones al interior  de la universidad, como abordar estrategias de seguimiento y acompañamiento psicoeducativo de los estudiantes; trabajar con los académicos en distintos ámbitos; se ha podido conocer el perfil de los estudiantes, y también ir incorporando ciertos apoyos docentes en el área de lenguaje y matemática para favorecer las estrategias  de nivelación y articular con las unidades académicas el uso de técnicas asociadas al aprendizaje de los estudiantes, entre otros aspectos.

Entre las acciones en curso destacan dos, primero implementar un plan de trabajo orientado a la enseñanza de las matemáticas que se traduce en que durante el 2019 se piloteará una estrategia en la carrera de Ingeniería Civil Industrial, con el fin de mejorar los aprendizajes en esa disciplina y en un futuro ampliarlo a las otras carreras de pregrado.

En segundo lugar una nueva y fundamental iniciativa que es el desarrollo de Tutorías PAR, asumidas por estudiantes de cursos superiores para apoyan a estudiantes de primer año, a través de acciones de acompañamiento y apoyo personalizado, tanto en el área académica como disciplinaria.

Según lo explicado por Mg. Hugo Zeballos, profesional de la Dirección Académica y docente a cargo del equipo de apoyo académico que participa en la ejecución del proyecto BNA, la estrategia de acción tutorial se realiza bajo la modalidad de tutoría entre pares. “El tutor acompaña y brinda apoyo personalizado a los estudiantes de primer año, facilitando su trayectoria, ayudándolos en su adaptación al ambiente universitario y orientándose en la solución de problemas académicos y personales para así mejorar su desempeño académico y lograr desarrollar un aprendizaje significativo. Las tutorías son realizadas por estudiantes destacados de quinto semestre o superior que toman a su cargo un grupo pequeño de estudiantes de primer año para apoyarlos en su proceso académico y de adaptación al contexto universitario”, señaló.

Dada la importancia de este componente para el programa BNA y la universidad, durante la jornada se presentó institucionalmente al equipo de tutores pares UAysén, destacando el compromiso y dedicación de los estudiantes. En la actividad se hizo entrega de polerones del programa para que sus compañeros y compañeras puedan identificarlos claramente en ambos Campus.

Actualmente, son nueve los estudiantes que ejercen como tutores pares en la Universidad de Aysén, ocho de ellos mujeres, quienes ya se han capacitado y han concretado diversas actividades. Berta Muñoz, estudiante tercer año de enfermería y tutora par de las asignaturas de química y bioquímica, compartió su testimonio con la comunidad universitaria. “Gracias al apoyo de mi jefa de carrera, la profesora Mg. Tamara Bustamante, decidí dar este gran paso. Después de un mes y medio aproximadamente de ejecución de las tutorías me he dado cuenta que estamos cumpliendo un rol importante para mis nuevos compañeros, ya que puedo contribuir en el aprendizaje de ellos entregándoles las herramientas necesarias para su óptimo desempeño académico, siempre basándome desde mi experiencia como estudiante además de la ayuda y preparación que me ha entregado el equipo de apoyo académico y los profesores Dr. Oney Ramírez y Dra. Merly de Armas quienes me han ayudado a reforzar los conocimientos que ya tenía. Agradezco mucho la oportunidad de ser parte de esta iniciativa tan significativa para mí y para mis compañeros”, señaló la estudiante.

Finalmente, en la ceremonia también intervino el profesor Dr. Oney Ramírez destacando el apoyo a la docencia que supone contar con el apoyo de tutores pares, con los cuales es fundamental coordinarse, tanto para el trabajo que ellos y ellas hacer con los estudiantes en las tutorías y para la docencia que uno desarrolla en sus clases. “La retroalimentación me permite conocer al grupo, sus necesidades y formular estrategias pertinentes para sus aprendizajes” destacó el académico.